Comenzamos el mes de los gatos con un tema muy importante: la comunicación felina. Pero antes de adentrarnos en este contenido, vamos a explicar por qué agosto es denominado el mes de nuestros amados mininos. En las hembras felinas, la etapa reproductiva está relacionada directamente con la luz de esta temporada, donde los días comienzan a alargarse y son más luminosos; estimulándolas a entrar en celo. Los gatos, entonces, se muestran más activos y las gatas más inquietas. Comienzan las peleas en los techos y se escuchan los llamados de apareamiento. Es por esto que durante este mes se intensifican también las campañas para esterilizar, como una acción de tenencia responsable, tal como lo hablamos en el artículo anterior.

En cuanto a su lenguaje, los gatos tienen un sistema de comunicación muy diverso; utilizan una amplia variedad de conductas y señales auditivas, olfativas y visuales, para comunicarse entre sí, con otros animales y también con los humanos. Sin embargo, para nosotros, no siempre es fácil saber qué quiere decirnos nuestro gato. Su forma de expresarse es sutil y por lo general, más compleja de descifrar que el lenguaje de los perros, que son más expresivos. Hoy hablaremos de:

1. Lenguaje auditivo
Los gatos son capaces de manifestar distintos tipos de sonidos, según su estado. Los más comunes son los maullidos, los cuales se utilizan principalmente para comunicarse con los humanos. Hay diferentes variedades de maullidos, por ejemplo, para pedir comida o solicitar que les abran la puerta, pero por lo general los emiten para llamar nuestra atención.
Otro sonido muy reconocible en gatos, es el ronroneo, el cual emiten cuando están en un estado de bienestar. En el caso de los gatitos, lo realizan mientras maman, en tanto que los gatos adultos lo hacen en situaciones placenteras. Sin embargo, los gatos ronronean también cuando están enfermos o sienten dolor, durante el parto, y hasta en el punto de su muerte, debido que les produce calma y los ayuda a tranquilizarse.
Otras vocalizaciones también incluyen los bufidos, alaridos, gruñidos (generalmente en situaciones de estrés y agresividad), llamados sexuales, cacareos (cuando cazan) y trinos (sonido de saludo amistoso).

2. Lenguaje olfativo
Uno de los elementos más importante del lenguaje de los gatos, son las señales olfativas, sobre todo para comunicarse entre sí. En este aspecto, las feromonas juegan un rol fundamental. Las feromonas son moléculas químicas que segregan los animales para transmitir señales. Estas señales son especie-específicas, es decir, sólo las pueden captar los miembros de la misma especie. Algunos ejemplos de comunicación por feromonas son:

Marcaje con orina: a través de la orina, los gatos realizan marcaje territorial. Se da principalmente en machos no esterilizados, pero también gatos, independiente el sexo, que conviven con otros miembros de su especie, o cuando viven situaciones de estrés y ansiedad. En el caso de las hembras, además se produce en los períodos de celo.

Marcaje con uñas: se da principalmente en superficies y objetos verticales. Es un tipo de señal olfativa (feromonal, a través de glándulas interdigitales) y visual (a través de las marcas que deja). También tiene la función de identificación territorial.

Marcaje de familiaridad: los gatos tienen glándulas en la cabeza, alrededor de la boca y en la cola, las que le permiten dejar sus feromonas sobre los objetos, animales o personas contra los que se frota. Este tipo de feromonas son de identificación, para marcar los individuos y objetos familiares para él. Actualmente en el mercado podemos encontrar un producto sintético, análogo de la feromona facial, el Feliway, utilizado para producir un efecto de calma y seguridad, al ser utilizado en el ambiente, y además para combatir los marcajes con orina y uñas.

Marcaje materno: las hembras felinas, cuando amamantan a sus gatitos, liberan feromonas de apaciguamiento, la cual genera en ellos un estado de relajación. Actualmente existe un producto sintético, también análogo de la feromona facial, el Feliway Friends, utilizado como complemento, para disminuir el estrés y la agresividad.

Tal como lo señalé en el segundo párrafo, son tres los tipos de lenguaje con que se comunican los gatos, hoy hemos mencionado dos, los lenguajes auditivo y olfativo; por lo tanto, hemos dejado pendiente para un próximo artículo, el lenguaje visual, que también es muy interesante y novedoso.

Recuerda en caso que notes comportamientos fuera de lo normal se recomienda una evaluación con un médico veterinario o con un etólogo clínico.

 

Call Now Button
All search results

Pin It on Pinterest

Shares