Al igual que nosotros, los perros y gatos también necesitan ciertos cuidados cuando llegan las bajas temperaturas, para proteger su bienestar y salud, sobre todo en algunas etapas de la vida.

 Ejercicio: Cuando oscurece muy temprano y hace frío, solemos cambiar nuestros hábitos de vida. Los paseos caninos suelen ser mucho más largos y periódicos en verano, ya que en invierno suelen ser salidas cortas, o simplemente, se evita salir a pasear. Esto puede traer consecuencias para nuestros perros. Por ejemplo, al estar más sedentarios y realizar menos ejercicio, puede afectarlos físicamente, así como producir estrés y problemas de comportamiento. Hay que hacer lo posible por intentar respetar las horas de ejercicio, sobre todo en perros más activos. Podemos abrigarnos bien, como también a nuestros perros, y además cuidarnos de la lluvia. Hay que tener cuidado también con el cambio de temperatura, que se produce cuando están en casa, con la calefacción puesta y los sacamos a pasear. Baja la temperatura un poco antes de salir a pasear con tu perro, para que vaya adaptándose de forma gradual a ese cambio de temperatura.

Humedad: Mantengamos a nuestros animales secos, ya sea cuando salen al patio o vuelven de un paseo. Es importante evaluar si su pelaje está húmedo o mojado, sobre todo en las patas y partes bajas del cuerpo, que son las zonas más sensibles (abdomen, pecho y axilas). Puedes secarlo con toalla o secador de pelo. En el caso de animales que usan ropa, muchas veces la tela se moja y humedece, por lo que debemos estar atentos para cambiarla cuando sea necesario. Lo mismo ocurre con sus camas y casas, en el caso que estén en el exterior. Puedes cubrir su zona de descanso con plástico o trasladarla a un lugar techado, libre de las corrientes de aire.

Quemaduras: Durante el invierno muchos de nosotros prendemos estufas dentro de las casas. Seguramente te has fijado que tus mascotas (sobre todo los gatos), disfrutan de estar cerca de ellas. Hay que prestar atención de que no se acerquen demasiado, ya que ocurre que muchas veces terminan con quemaduras por esta práctica. Además, si quieres ir a la nieve con tu perro, es recomendable usar zapatos de protección para sus cojinetes, ya que pueden quemarse con el frío.

Animales Senior: los gatos y perros viejitos, tienen mayor dificultad para regular la temperatura, es por eso que, en invierno, les afecta más el frío que a animales jóvenes. Además, el frío exacerba problemas articulares, produciendo dolor, y debido a esto presentan problemas de movilidad, debilidad, temblores e incluso cojera. Si esto ocurre, consulta rápidamente a tu veterinario para que pueda prescribir el tratamiento adecuado para disminuir el dolor. Puede ayudar el darles calor en la zona afectada, ponerles una manta de calor en casa o darles pequeños masajes para calentar la zona. Además, es recomendable que no duerman en el suelo y proporcionarles una suave y blanda, con mantas, de esa manera, descansarán mucho mejor.

Recuerda siempre mantener al día el carnet sanitario de tu perro y gato, así como proporcionarle una nutrición adecuada y de calidad, de esta forma prevenimos posibles enfermedades que puedan acrecentarse con las bajas temperaturas.

 

PARA SEGUIR UNIENDO EL VINCULO CON TU PELUDO…

Call Now Button
All search results

Pin It on Pinterest

Shares